El mantenimiento de las piscinas de acero inoxidable. Un sueño para toda la vida

 

El acero inoxidable, un material ampliamente contrastado con el uso en piscinas, también destaca por su fácil mantenimiento y limpieza

 

Tratándose de un material perenne, antiadherente y resistente a los agentes externos, la suciedad y organismos no se pueden adherir, por lo que se pueden eliminar con facilidad.

 

El acero inoxidable es totalmente compatible con los sistemas de desinfección, sujeto al cumplimiento de los grados apropiados para el perfecto estado del agua.

 

Mientras que en las piscinas tradicionales, el gran número de juntas de baldosas y la porosidad de los materiales empleados multiplican los riesgos del crecimiento bacteriano, la superficie y propiedades antiadherentes del acero inoxidable y el método de unión de las distintas partes lo limitan en un alto grado.

 

Dadas las características propias del acero inoxidable podemos trabajar con bajas dosis de productos habituales en el mantenimiento de piscinas tradicionales, existiendo también productos específicos para su uso en acero inoxidable.

 

Pase el invierno sin preocuparse

 

Las piscinas de acero inoxidable son resistentes a las heladas puesto que el acero no se ve afectado por las bajas temperaturas, a diferencia de las piscinas tradicionales cuyos azulejos pueden sufrir daños.

 

Durante el invierno no es necesario vaciarlas ni tomar ninguna medida especial .